Conócete a tí mism@

Para tener relaciones sanas y crear unos vínculos afectivos adecuados  es necesario trabajar una serie de cuestiones, que nos permitan conocernos y comprender el comportamiento de los demás.

Si realmente queremos mejorar nuestra interrelación con los demás, hemos de fomentar conocimientos sobre emociones, habilidades sociales, análisis y percepción, para poder determinar aspectos de interés sobre las personas que tenemos delante.

En una entrevista de trabajo, por ejemplo, se tiene más ganado si nos sabemos desenvolver, si sabemos hablar correctamente, si mostramos cercanía, ganas de aprender, interés hacia el puesto..., en definitiva, si nos sabemos vender adecuadamente.

La socialización es imprescindible, sin embargo, la empatía, la comprensión, la visión de la mente, la percepción etc, no son aspectos que se traten desde la primera infancia, y cuando se comienzan a tratar, ya en el instituto, se hace de una manera errónea, carente de sensibilidad, de concienciación de su importancia, sin estimular la motivación, y con un temario que no puede comprenderse si antes no se han trabajado otras cosas en la infancia. Estas asignaturas sobre inteligencia emocional debería servir para hacernos preguntas y conocernos mejor, sin embargo el afán por llenarnos de conocimientos sin vida, sin involucración, sin emoción, sin avivar el interés, la imaginación, la creatividad, el pensamiento crítico, etc, dejan a estas asignaturas en un plano lejano y aburrido.

En este espacio aprenderemos junt@s a conocernos mejor, a comprender mejor a los demás y a recordar asuntos del pasado que nos condicionan en el presente. Para lograrlo debemos trabajar día a día, involucrarnos, crear hábitos y concienciarnos de que debemos responsabilizarnos de nuestra "higiene mental" así como nos responsabilizamos de nuestra higiene corporal, adquirimos hábitos saludables de alimentación y aprendemos las normas de socialización, cómo comportarnos adecuandamente, por lo tanto, es necesario aprender a solucionar conflictos y conocer los procesos mentales por los que pasamos para empatizar mejor y mostrar mayor compasión.