¿Cómo mejorar la memoria?

La memoria verbal o visual puede ser mejorada mediante la experiencia de una clase novedosa de unos 20 minutos de duración, brindada una hora antes o una hora después del aprendizaje, sin importar el momento del día en que se realice.

En el 2013 investigadores argentinos realizaron un experimento con 1676 alumnos.

El día que se debe aprender algo complicado se le pide a otro docente, que los alumnos no conozcan, que sorpresivamente lleve a los alumnos a otro lugar desconocido para ellos y realice alguna actividad desconocida para los estudiantes, unos 20 minutos, una hora antes o una hora después de dar la materia complicada. Al volver se realiza la clase normal, y los resultados son un 100% superior.

El movimiento es una estrategia fantástica para mejorar la memoria:

- Caminar mientras se estudia.

- Teatralizar.

- Tomar nota.

- Realizar ejercicios aeróbicos antes de la clase.

- Usar el cuerpo para expresar ideas.

- Enseñar.

- Generar conocimiento.

- Jugar burlándose del aprendizaje.

El aprenizaje activo aumenta el éxito academico hasta un 50%. Este aprendizaje se basa en el constructivismo.

El cambio principal ha consistido en girar el orden natural de exposición a ejercicios primero y teoría después:

- El alumno se enfrenta, en primer lugar, a un problema desconocido.

- Obtiene resultados que no entiende.

- Se pregunta cuál debe ser su significado y origen.

- Se dan unas primeras explicaciones al respecto.

- Se realizan más ejercicios que avanzan en los detalles conceptuales.

- Se consolidan los conceptos con nuevas explicaciones y análisis.

Para entender algo lo importante es tener tiempo para procesarlo. ¿Qué ocurre cuando escuchamos algo que creemos entender pero nos piden que lo expliquemos? Muchas veces no somos capaces, porque no hemos hemos tenido tiempo para procesar esa información.

En definitiva, lo importante no es almacenar conocimientos, hoy en día hay mucha información, en libros, en revistas, en internet..., lo importante es saber resumir, saber sintetizar y saber tomar notas, puesto que tras una clase, aunque el contenido sea de gran interés para el alumno/a, se olvida hasta el 80 % de manera inconsciente.

Para saber más (webgrafía):