RESPETOEDUCA

Esta página se ha creado para compartir información, valores, teorías, opiniones... un portal para que padres, educadores y niños tengamos la oportunidad de aprender juntos e intercambiar todo tipo de dudas y entre todos poderlas resolver.

La educación es una responsabilidad social

Existe un claro debate en cuanto sobre quién recae la responsabilidad de la educación de los niños y niñas. Hay quienes opinan que la verdadera educación en cuanto a valores, indentificación y control emocional, relaciones interpersonales e intrapersonales, autonomía en el cuidado de sí mismo, etc. debe evolucionar desde el hogar y que desde los centros educativos se debe evolucionar en conocimientos, habilidades lingüísticas, numéricas etc. 

Sin embargo, la realidad es que centros y familias deben caminar juntos y unidos en la educación de los más pequeños para lograr una coherencia educativa, y conseguir mejores resultados individuales.

Esto permite una atención más personalizada y facilita el desarrollo del niño en su totalidad.

El papel del adulto en la educación infantil

Estamos acostumbrados a intervenir en todo momento en los pensamientos, decisiones y acciones de nuestros hijos. Tenemos una necesidad irracional por controlarlo todo y por querer que los niños y niñas sean como nosotros queramos. Constantemente escucho como madres o padres comentan cómo les gustaría que fueran sus hijos, qué profesión deberían escoger, qué amistades deberían elegir, y un sin fin de deseos absurdos que no les corresponde a ellos decidir, y donde ni siquiera deberían influir.

Estamos acostumbrados a preguntarles: "¿qué quieres ser de mayor?", o a decirles: "debes estudiar para ser alguien en la vida"; debemos comprender e interiorizar que una persona, desde que nace, ya es alguien en la vida. Las ganas de aprender deben nacer desde dentro hacia fuera y no al revés. 

Los niños y niñas nacen con ganas de aprender, es un acto innato que los adultos obstaculizamos con nuestras constantes interrupciones, y por no saber proporcionarles un espacio y unas herramientas adecuadas.

Es por todo ello que debemos desde el nacimiento dejar hacer, dejar decidir, y fomentar la autonomía desde una mirada posibilitadora.

Esto no significa que el niño o la niña pueda o deba hacer "lo que le de la gana", como adultos debemos estar en constante formación, saber lo que es perjudicial para el niño/a y marcar unos límites claros de respeto y convivencia.

Apoyemos la inclusión

La inclusión de las personas con diversidad funcional en la educación regular es una responsabilidad social muy importante y un derecho constitucional.

Todos los niños y niñas son diferentes y todos necesitan atención individualizada.

¿Puede perjudicar la inclusión de niños con diversidad funcional a mi hijo que tiene un desarrollo "normal"?

Las relaciones interpersonales son importantes para cultivar la empatía, el sentido de la ayuda y generar relaciones positivas.

Es fundamental la diversidad para potenciar el respeto a las diferencias, favorecer la tolerancia y cultivar un sinfín de aptitudes morales. También aprenden sobre sus limitaciones y como las van superando.

Además de divertirse aprendiendo: podemos utilizar deferentes técnicas para la interacción de unos con otros.

"Si ayudamos a los niños/as a respetar las diferencias no será necesario hablar de inclusión sino de conviviencia".