La fábrica

La educación pública, gratuita y obligatoria fue inventada en algún momento de la historia, antes no existía. En la Atenas Clásica, por ejemplo, no había escuelas, las primeras academias de Platón eran espacios de reflexión, conversación y experimentación libre, la instrucción obligatoria era cosa de esclavos. Fue en Prusia en el siglo XVIII, en una época de la historia llamada Despotismo ilustrado, en donde se creó el concepto de educación pública gratuita y obligatoria. La escuela Prusiana se basaba en una fuerte división de clases, su estructura fomentaba la disciplina, la obediencia y el régimen autoritario; ¿qué buscaban estos pueblos ilustrados?, un pueblo dócil, obediente, en mi opinión, exactamente para lo que nos forman hoy en día.

La escuela nace en un mundo positivista regido por una economía industrial, por lo tanto busca obtener los mayores resultados observables, con el menor esfuerzo e inversión posible, aplicando formulas científicas y leyes generales. La escuela era la respuesta ideal a la necesidad de los trabajadores y los mismos empresarios industriales del siglo XIX fueron quienes financiaron la escolarización obligatoria a través de sus fundaciones.

La escuela se pensó como una fábrica de ciudadanos obedientes, consumistas y eficaces, donde poco a poco las personas se convierten en números, calificaciones y en estadísticas. Las exigencias y presiones del sistema terminan deshumanizándonos a todos, porque van más allá de los maestros, directivos o inspectores escolares.

Es posible que la escuela sea conveniente en la sociedad pero podemos prescindir de la menra en que se enseña, porque podemos vivir sin saber logaritmos pero no podemos vivir sin saber relacionarnos con otras personas, o sin saber caminar, o sin saber utilizar herramientas, y todas estas cosas las aprende el infante y también el adulto a través del juego, algo que se olvida cuando los niños y niñas llegan a su primer curso de primaria.

¿Cómo es posible que todavía las aulas parezcan lugares de "instrucción" y "destrucción"? ¿Qué es lo que nos impide avanzar? ¿Cómo es posible que, todavía, tantos docentes no sepan cómo aprende el organismo para adecuar sus enseñanzas? ¿Qué es lo que ocurre en las aulas de magisterio? ¿Acaso se desconoce la historia y los inicios de la educación?

En los currículos de educación ya se habla de respetar los rítmos de aprendizaje, las diferencias individuales y que hay que adaptar los aprendizajes ¿Y todo eso donde está? ¿Por qué se pone de excusa el currículo y los contenidos cuando la clave está en la forma en que se enfoca todo?

Quizás es más fácil diagnosticar déficit de atención, hiperactividad, etc, que realmente plantearse que las cosas no se están haciendo bien. El sistema educativo es exactamente como plantea Frato en esta viñeta, cuando alguien no encaja, es diferente y no sigue al rebaño en "cadena" fuera, no interesa, se está descarrilando. ¿Acaso somos ovejas de corrar? ¿Dónde dice que debemos ser iguales al de al lado o que el de al lado debe ser igual a nosotros? ¿Por qué la educación sigue siendo una cadena de montaje? ¿Acaso nos asusta lo diferente? ¿Lo diferente es algo malo?

Es labor del maestro/a conocer cómo adaptar todas las enseñanzas para que los infantes desarrollen todas sus potencialidades, cada uno/a la suya, la que más le guste, con la que más disfrute. ¡Qué disparate! ¿Verdad? Pensad..., ¿Finalmente, a lo que llegamos es a saber sobre todas las cosas o nos centramos en algo para dedicarnos a ello y ser cada vez mejores en lo que escojemos?